¿Se puede estar en dos sitos al mismo tiempo? ¡Claro que sí!

El milagro de la Bilocación

El de estar en dos sitios a la vez es un sueño que la mayoría ha deseado alguna vez. ¿Quién no quiere disfrutar ahora de un ratito de playa? Esto parece imposible, irrealizable, pero en realidad no lo es. Hoy os contamos la asombrosa historia de una monja soriana que cada noche, en unos “sueños” que ya los quisiera para sí Iberia, viajaba desde el pueblecito castellano del que nunca salió hasta el estado norteamericano de Texas, donde realizó alguno de los más famosos y reconocidos milagros. ¿Será esto verdad? ¿Cómo pudo hacer tal cosa? ¡Quédate con nosotros y averigualo!

María de Jesús nació en una de las familias más religiosas imaginables. Ya de niña sus padres rompieron los votos matrimoniales y ambos entraron a formar parte del la iglesia, él como cura y ella como monja, y la hija en breves también les seguiría. Pero la vida de la joven sería sin embargo muy diferente a la que compartiría con sus compañeras de claustro, pues ya a los 20 años comenzó a asomar en ella el don de la Bilocación, un tipo de milagro muy poco conocido dentro de la Iglesia, confundido con la propia brujería en muchas ocasiones, que le hizo llegar su fama de santidad.

Varias religiones, entre las que destacan el budismo y el cristianismo, creen en este tipo de hechos sobrenaturales casi como una realidad, aunque con sus matices. En la historia de los santos han habido varios ejemplos de personas que sin moverse de su monasterio o de su casa han aparecido en un evento importante que sucedía a cientos o miles de kilómetros en ese mismo instante. Este fenómeno, aunque negado en un principio, fue posteriormente explicados como “apariciones celestiales” que, impulsadas por Dios, vendrían a ser ángeles morfologicamente similares en rostro y cuerpo al de la persona en cuestión.

Este fue el caso de María Coronel, más conocida como Sor María de Jesús Ágreda. En una época en la que poquito o nada se sabía en la península de lo que sucedía allá por las Américas, esta joven monja tenía el irrealizable sueño (Ya que pronto fue nombrada abadesa de su convento) de ser misionera en el Nuevo Mundo, y ahí comenzaron sus milagros.

El estado de Texas, hoy en los EE.UU, era por aquel entonces una tierra desconocida para los conquistadores, la llamada Louisiana, y cuando un reputado sacerdote llamado Fray Alonso de Benavides se acercó a los indios Xumanas se dio de bruces con una de las mayores sorpresas de su vida: Los indígenas, sin saber una palabra de español ni haber tenido nunca contacto físico con ninguno, fueron directos hacia él para pedirle que les bautizase. Sí, alguien había hecho ya la labor pastoral con esta tribu, y además en su propio idioma.

Tras varios intentos por averiguar quien había realizado tal proeza, la respuesta que obtuvo fue unánime: una dama de azul, cuya descripción casaba a la perfección con la de Sor María, se les había aparecido, les había enseñado la biblia en su lengua e incluso les había regalado unos rosarios para que rezaran. Todo esto supuso una conmoción en las colonias, y la historia no tardó en llegar a España, en busca de una explicación para tan extraño fenómeno.

Al llegar el mismo Benavides al convento soriano donde todo parecía comenzar, la monja reconoció que en muchos de sus sueños y meditaciones había sentido como viajaba sobre las aguas y los océanos y predicaba a aquellas gentes que Dios había elegido para ella. También recordó el incidente de los rosarios, que efectivamente habían sido fabricados por sus compañeras de claustro y los cuales no solo no aparecían, sino que nadie parecía haberlos sacado de allí.

En una sociedad como la de su tiempo este hecho fue ampliamente difundido, se llevó incluso un retrato de la monja a los indios, que rápidamente la identificaron como la dama azul, y no faltaron las voces que la acusaron de brujería. Entre celos e incredulidades se llevó a cabo contra ella un sonadísimo juicio para demostrar su santidad o su alianza con el diablo, saliendo completamente absuelta del litigio. Esto contribuyó a aumentar aún más su enorme fama, y le granjeó la amistad de Felipe IV, con el cual mantendría una intensa correspondencia hasta el día de su muerte.

Hoy en día María de Jesús es la patrona oficial de Texas, además de ser una de las vírgenes más conocidas de toda Iberoamérica. Sobre su historia existen múltiples elementos que corroborarían todo lo dicho anteriormente, destacando sobre los demás un conocido manto que ella misma bordó con flores y plantas exactamente iguales a las que se encontraban en sus viajes místicos, sabiendo a ciencia cierta que ninguna de esas especies se vieron en la península hasta bastantes siglos después.

En definitiva, un apasionante misterio al que nadie puede dar respuesta y que representa unos de los capítulos más olvidados o menos conocidos de nuestra historia. Si ya en el siglo XVII se viajaba materialmente de Soria a Texas ¿Qué más no podrá haber sucedido? ¡Hasta mañana amigos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s