Paraisos Terrenales que no debes perderte

El Reino de los Jardines

Buenos e increíbles días, habaneros del Mundo!! Para hoy os tenemos una historia de lo más recomendable; una mezcla de germanismo, aventuras e Ilustración que culmina en uno de los recintos más hermosos y visitados de toda Europa. Prepárate a conocer de primera mano esta joya del neoclasicismo. ¡No te lo pierdas!

El siglo XVIII, con Rosseau, Voltaire y la Ilustación de por medio, era un paraíso de las mentes curiosas. Por toda la civilización occidental prendía una mecha de entusiasmo e ilusión por el futuro, las condiciones eran propicias para los nuevos descubrimientos, y entre la clase alta estaba de lo más “chic” darse un “garbeo por Europa”. Los llamados Grand Tours, que eran en realidad los carísimos viajes internacionales del momento, estaban, pese a las grandes incomodidades que acarreaban, bastante de moda por aquel entonces

Uno de estos aristócratas con dinero y tiempo para gastar, era el joven Leopoldo Federico Francisco, Leo para los amigos. A los veintipocos, este heredero de uno de los ducados más próspero de Alemania hizo las maletas  y, junto con su amigo Friederich Wilhem von Erdmannsdorff, Fede entre conocidos, partieron a uno de estos rocambolescas viajes pan-europeos

El periplo por el continente dio sus frutos. Poco después de su regreso, enamorado de los jardines de Bretaña y los paisajes del sur de Italia, acontece la muerte de su padre, y el inexperto Leo hereda el importante Ducado de Anhalt-Dessau. Dentro de los dominios, sus padres le dejaron un enorme espacio verde ocupado únicamente por una casa familiar, de varios siglos de antigüedad y conocida como la Oranienbaum. Estos terrenos serían el lugar propicio para que el nuevo Duque diera rienda suelta a sus sueños de Ilustración.

El Siglo de las Luces caló especialmente fuerte en nuestro protagonista, quien sin perder un segundo se puso manos a la obra para crear, en la gran finca de la familia, una institución de enseñanza que abarcase arquitectura, jardinería y agricultura, las ciencias mejor vistas de su tiempo. De estas tres pasiones se desarrolló el mayor jardín de estilo inglés fuera de Gran Bretaña, una magnífica obra de arte sobre la naturaleza, que acompasado con los muchos palacios y edificaciones que hay en su interior, ofrece al visitante una fotografía difícil de emular.

Entre las principales construcciones del lugar se encuentran tres que no dejan indiferente a nadie. La primera es el Palacio de Worlitz, que es quien hoy da nombre a todo el recinto; en él vivían el Duque y su esposa, y además de una amplia colección de porcelanas nos podemos encontrar con una pequeña sinagoga, monumento a la tolerancia en una Alemania que aún no había conocido el nazismo.

El segundo es el de Mogiskau, el primer palacio rococó de toda Centroeuropa que conserva una importante galería de arte flamenca. El tercero es el palacio Georgium, hecho por el hermano menor de Leopoldo en medio de un bosque ripícola, y por último no se debe olvidar el Luisium, una pequeña casa de campo, regalo a su mujer, que representa una pequeña y coqueta obra del neoclasicismo .

Y con esto nos despedimos amigos, recordando aquello de que “la duda, es solo uno de los nombres de la inteligencia”. Pórtense Bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s